:.   Inicio > Terapia Psicológica > Terapia para Dependencia Emocional

Terapia para Dependencia Emocional


La dependencia emocional es un trastorno de la personalidad enmarcado dentro de las relaciones afectivas que se manifiesta como un patrón persistente de llenar las necesidades emocionales insatisfechas con relaciones muy vinculadas a otras personas, pero mas a menudo vertiéndose en una relación de pareja que suele ser totalmente disfuncional. En la dependencia emocional, la persona es controlada por su necesidad de la otra persona, y el intenso miedo a la pérdida ya la soledad contaminan el vínculo establecido en la pareja. Estas relaciones suelen ser siempre injustas y desequilibradas. La persona dependiente siempre aporta mucho más de lo que recibe, lo que hace que siempre viva en una total falta de correspondencia, con todas las insatisfacciones y sufrimiento que ello conlleva. Más allá de eso prioriza tanto y tanto su relación amorosa que deja de lado muchos otros facetas de su vida, puesto que su estado de ánimo irá en función de esta relación, Dedicará su tiempo a cuidar y tratar gustar a la otra persona: su vida girará siempre alrededor de lo que puede hacer por ella, buscando siempre la mejor forma de tenerla contenta por miedo al rechazo oa no ser aceptada. Se sentirá satisfecha sólo con alguna pequeña migaja de reconocimiento o mimo, pero si por el contrario, sus esfuerzos no tienen recompensa, el dependiente emocional esforzará más y más buscando siempre esa aceptación.

Por todo ello podemos decir que la dependencia emocional implica relaciones basadas en una sumisión total, y un miedo constante al rechazo y el abandono. Este miedo dará lugar a que la persona aguante maltratos de todo tipo y que se conforme auto engañando con una relación que la priva de tener una vida sana y compensada. Es la persona que siempre justificará delante de todos los malos tratos de todo tipo a que normalmente se ve sometida por la pareja o la persona de la que dependa emocionalmente. Esta persona es capaz de sufrir las más terribles humillaciones, como la infidelidad consentida, el engaño y cualquier otro aberración vergonzosa. Por todo lo expuesto, vemos que la dependencia emocional es un auténtico suplicio que debería tratarse inmediatamente para darle a la persona la dignidad y libertad para recuperar su vida, para ayudarle a descubrir la forma de vivir las relaciones afectivas de forma sana y equilibrada. En estos casos suele ser la familia o amigos que piden ayuda, ya que la propia persona no ve que la necesite, para que no tenga fuerzas o por que en el fondo piense que se merece lo que le está pasando, y que la persona la trata así por su bien.

Detalles que nos pueden ayudar a identificar la dependencia emocional.
  • Mostrar siempre mucha necesidad de estar en pareja.
  • Rechazo y mucho miedo a vivir o quedarse sola.
  • Baja autoestima que provoca siempre una gran necesidad de aprobación constante, así como un gran temor al rechazo social.
  • Dificultades para decir no. Anteponen continuamente los deseos y necesidades de los demás a los propios.
  • Sentimientos no resueltos de culpa, rabia, ira, aislamiento y miedo. Estos sentimientos, vienen sin ninguna causa, pero son eliminados por la pareja en cuestión al reconciliarse o escuchar un halago demostrando su importancia.