:.   Inicio > Terapias Naturales > Qigong
QIGONG Sabadell

QIGONG. MÁS CONOCIDO POR CHI KUNG


El Qigong es conocido por el nombre Chi Kung y asociado muchas veces de forma errónea con el Tai Chi. Es una técnica milenaria que los antiguos chamanes y sabios chinos empezaron a practicar para mejorar y alargar sus vidas. También los militares de la época y los nobles lo practicaban llegando nuestros días historias de practicantes que llegaron a ser centenarios pesar de mantener la salud como si fueran jóvenes.

Se trata de series de ejercicios dinámicos y de otras series en posturas estáticas. Lo sorprendente es que estas series Qigong permanecen prácticamente igual que cuando se desarrollaron hace más de cinco mil años. La explicación más reconocida y defendida es que estas son tan perfectas y están tan sabiamente estructuradas que incluso con el conocimiento anatómico actual, sus practicantes ven que no necesitan hacer cambios sustanciales.

Durante mucho tiempo el Qigong estuvo prohibido en China por motivos políticos, pero su práctica se reanudó de nuevo y hoy en día son cientos de miles de chinos que lo practican en los parques antes de ir a sus trabajos. Esta saludable práctica se ha extendido por todo el mundo y tanto en Europa como América y todos los continentes cada día somos más los practicantes que disfrutan de un arte milenario reconocido como uno de los pilares de la Medicina Tradicional China.

Para conseguir los resultados que se buscan con la práctica del Qigong, una clase suele durar alrededor de una hora en la que se trabaja todo el cuerpo: estiramientos y preparación del cuerpo, práctica de la serie o series en curso y termina en una ligera relajación.

¿A QUIÉ VA DIRIGIDO?




A toda persona que desee mejorar la salud tanto física como mental y emocional. No hay límite de edad, de sexo u otro, ya que lo que cuenta es lo que cada persona hará de acuerdo con su capacidad del momento.

Algunos beneficios derivados de su práctica.
  • La práctica diaria del Qigong aporta una serie de cambios que van desde la esfera física y llegan al estado mental.
  • Libera las contracturas físicas y los bloqueos mentales permitiendo afrontar mejor los retos de nuestra vida.
  • Enfermedades psicosomáticas, estados pseudo depresivos, ansiedad, nerviosismo y dolores musculares o músculo esqueléticos van remitiendo con su práctica.
  • Actúa sobre los diferentes órganos y sistemas de nuestro cuerpo: Aparato respiratorio (regulando el ritmo y aumentando la capacidad pulmonar); sistema circulatorio (previniendo problemas cardiovasculares y oxigenando el cerebro con lo que aporta mayor claridad mental); sistema músculo-esquelético (fortalece y tonifica los músculos y tendones, vigoriza los huesos, retrasando o evitando problemas de descalcificación o rotura.

Mediante su acción en los diferentes órganos (corazón, hígado, pulmones, riñones, bazo), vamos trabajando nuestras emociones en sus aspectos positivos, ya que estos órganos son los responsables de las mismas.

Algo que para mí representa una ventaja muy importante es que para su práctica no necesitamos más que un par de metros cuadrados y nada más. Lo podemos practicar en nuestra habitación, en el campo, la playa o mientras esperas el autobús.