:.   Inicio > Terapia Psicológica > Terapia para Disfunciones Sexuales

Terapia para Disfunciones Sexuales. Anorgasmia. Eyaculación precoz. Impotencia nerviosa


Existen una gran variedad de problemas o disfunciones relacionadas con la vida sexual, pero no todo el mundo está dispuesto a reconocerlo por connotaciones sociales, especialmente en el caso de los hombres, que normalmente ocultan el problema, ya que creen que merma su masculinidad. Antes de visitar el psicólogo conviene saber que el problema no sea estrictamente de tipo físico, sino que se trate de un problema con raíces psicológicas. La realidad es que puede ser una mezcla de ambas condiciones: físico y psicológico.

Los problemas sexuales más típicos en los hombres pueden ser la falta de erección, la eyaculación precoz y la eyaculación retardada y / o frecuencia falta de eyaculación. En todos estos casos existen enfoques terapéuticos y de entrenamiento para que la persona pueda cambiar sus creencias limitadoras ganando así la autoconfianza que es lo que le falta en las relaciones. No hay que ruborizarse si reconocemos que no tenemos suficiente educación sobre este tema tan poco claro a la hora de hablar y pedir información, y que es uno de los motivos de llegar a cronificarse estas dificultades que devienen problemas serios y amargan la existencia de las personas implicadas. Los hombres que piden nuestros servicios suelen quedarse muy agradablemente sorprendidos de ver que en pocas sesiones desaparece un problema que arrastran, tal vez incluso de años.

En el caso de los problemas sexuales en las mujeres nos encontramos habitualmente con una serie de síntomas físicos: anorgasmia (incapacidad para lograr el orgasmo), aversión al sexo (por experiencias traumáticas precedentes), falta de lubricación, vaginismo (contracción muscular vaginal a la hora de la penetración), dispareunia (dolor en la penetración) y la pérdida o reducción de la libido (debido a varios factores: problemas con la pareja, ingesta de medicación, problemas hormonales). También en estos casos conviene descartar los problemas que sean de origen físico antes de abordar un tratamiento psicológico.

Actualmente hay una extensa experiencia para estos tratamiento que incluyen tanto la medicación como la ayuda psicológica o ambas combinadas. La Terapia Breve Estratégica tiene unos protocolos que responden en la inmensa mayoría de los casos. También la hipnosis tiene mucha efectividad a la hora de superar los traumas relacionados con los casos a tratar.