:.   Inicio > Terapia Psicológica > Problemas de Relación Social y Familiar

Problemas de Relación Social y Familiar


Consideramos que hay un problema de relación social o familiar cuando la persona no es capaz de comunicarse, cuando por diferentes motivos no sabe o no puede comunicar lo que siente y lo que piensa. A menudo se dan estos problemas dentro del seno de las familias en forma de problemas paterno-filiales, fraternales o entre parejas. En estos casos una falta total de comunicación, o una comunicación agresiva y manipuladora que hace sufrir a todos los miembros de la misma, puede desmembrar una familia y tener todos la sensación de vivir aislados a pesar de estar rodeados de otros miembros.

Además este problema puede verter en trastornos de ansiedad y estrés, estados depresivos con un bajo rendimiento en el terreno de estudios, labora y social. Sin embargo, no es del todo malo que haya estos problemas, lo malo es que no se busque y se encuentre una solución a los mismos, ya que cuando esto sucede, la familia sale fortalecida y enriquecida de la experiencia. Cuando el problema se da entre padres e hijos adolescentes, estos suelen recurrir a los amigos para encontrar el apoyo y la comprensión que no tienen en casa y eso a veces es un mal peor. Cuando el problema está en la relación de pareja, cada uno puede buscar sus propias soluciones por separado y esto aumenta la distancia y la poca o escasa comunicación que puedan tener. La solución debe pasar inevitablemente para afrontar el problema y ser capaces de escucharse, aceptar las diferencias y empezar a dar pequeños pasos hacia un nuevo tipo de relación.

El problema puede ser en el terreno laboral o social. La persona por falta de habilidades sociales y recursos personales tiende a apartarse del grupo por miedo al juicio o por desconfianza de cara a los demás y así inicia un comportamiento de insatisfacción y frustración, en el que se sentirá cada vez más marginado. Dado que en el mundo laboral y en la sociedad en que vivimos hay fuertes rivalidades, la persona tímida y miedosa deberá aprender estas habilidades que lo harán más fuerte, tendrá que aprender a manifestarse, a pedir, a opinar y exponerse. En definitiva, deberá aprender a desarrollarse en ámbitos interpersonales que hasta el momento evita.

Lo que es importante tener en cuenta es que muy a menudo cuando una persona no sabe o no puede comunicarse, a priori no se trata de un problema de relación, sino más bien de un problema personal que traspasa la frontera sociofamiliar.