:.   Inicio > Terapia Psicológica > Trastornos Alimentarios

Trastornos Alimentarios. Bulímia. Vomiting. Binge eating


Nuestra sociedad actual, con sus clichés estereotipados, representa una fuente de problemas alimentarios en todo tipo de personas. Las jovencitas que pretenden parecerse a los modelos con perfiles de anorexia que presentan las mayores firmas. Los hombres jóvenes que también pretenden tener el cuerpo de sus héroes de la gran pantalla. Las personas mayores, con problemas de auto aceptación que pueden comer desaforadamente o aquellas que se dan atracones y después se privan de comer durante un largo periodo de tiempo que las conduce a hartarse de nuevo.

La bulimia consiste en comer de forma compulsiva y sin límites. La persona no tiene ningún control sobre lo que come. Se provoca grandes atracones en un tiempo corto y limitado, por que intenta no ser descubierta y esta conducta normalmente le provoca un fuerte sentimiento de culpa y un miedo a engordar, que intenta compensar vomitando, ayudándose haciendo una gran hiperactividad, tomando productos diuréticos u otros medios. La persona bulímica tiene un continuo miedo a no poder parar de comer ni controlar los impulsos, lo que a veces ocasiona problemas con el alcohol, las drogas y la conducta sexual.

En el Vomiting, tanto en el caso de la anorexia como en el de la bulimia, la persona utiliza el vómito como conducta compensatoria para mantenerse en el peso que por ella se lo ideal. La consecuencia de la repetición de este acto compensatorio, se que deja de ser un síntoma para convertirse en un trastorno específico. Desde la Terapia Breve Estratégica, denominamos Vomiting a este trastorno.

De esta forma las jóvenes con una orientación a la anorexia o la bulimia descubren rápidamente que cuando vomitan mantienen el control del propio peso sin renunciar al placer de la comida, conservando de esta manera su peso con algún kilo por encima o por debajo del peso normal, y evitando igualmente todas las preocupaciones e intervenciones familiares con la presión que ello conlleva. Así pues, la bulimia o la anorexia constituyen la base del Vomiting, pero una vez que el trastorno se ha constituido, se convierte en algo totalmente diferente a lo que en un principio la ha producido. La mayoría de las pacientes vomitadores son de orientación a la anorexia, jóvenes que al vomitar se mantienen algunos kilos por debajo de lo normal.

El binge eating es un trastorno alimentario de la persona que come compulsivamente para apaciguar su angustia. Estas personas que comen compulsivamente consumiendo grandes cantidades de alimentos en un corto período de tiempo incluso cuando no tienen hambre. Suelen incluso a planificar qué y cómo lo harán. A veces, también involucran a la persona que hace la compra por que colabore en sus y hasta contando los ingredientes de sus "banquetes". Estos atracones normalmente van seguidos de períodos de abstención o grave reducción de alimentos, que podrían empeorar el problema. Suelen actuar en privado por que saben que no tienen ningún tipo de control sobre lo que comen, y tienen un fuerte sentimiento de culpa y rechazo al mismo tiempo por su conducta que no pueden controlar.

Este comportamiento pone de relieve problemas psicológicos no resueltos, como la baja autoestima, la falta de confianza la ansiedad, los sentimientos de tristeza, los estados depresivos, etc. Si la persona continúa con estos hábitos, estos problemas serán más graves con el tiempo. Cualquier persona puede verse afectada por atracones. La diferencia entre una persona bulímica y una persona que se harta, es que ésta no elimina ni se purga, ni hace ejercicios para mantener el peso, por lo que aunque también tiene periodos de abstinencia, corre el riesgo de engordar y convertirse en obesa con la problemática que ello conlleva a nivel de salud y de auto imagen.